31 may. 2010

Pamukkale


En autobús desde Selçuk, no se tarda demasiado en llegar a Pamukkale. El pueblo bajo las piscinas Travertinas y la ciudad termal romana de Hierapolis, no es grande. Los alojamientos son baratos y abundantes. No os recomendaremos nuestro hotel porque a pesar de estar muy bien, y ser barato, estaba un poco lejos del "núcleo" de Pamukkale.
Las piscinas son todo un regalo de la naturaleza, pero eso, lo podéis saber gracias a la promoción que se le hace en todos los tours por Turquía. Por lo demás dos recomendaciones: la primera, que os deis protección solar en cantidad para pasear por la zona de las piscinas, el blanco del paisaje refleja los rayos del sol y os podéis quemar fácilmente. Por otro lado, llevad ropa fresca para visitar Hierapolis en verano, cuando nosotros estuvimos hacia un calor infernal.
Por lo demás, mencionar que en la noche que nosotros pasamos allí, cenamos en Mehmet´s Heaven: Es el restaurante de Mehmet, un simpático turco que gestiona el local junto con su familia. En su restaurante pudimos probar platos típicos de la zona, en un ambiente muy cálido con vistas a las travertinas. Es muy fácil localizar el restaurante, esta en la calle principal (en realidad Pamukkale es muy pequeño), Mehmet es muy simpático y además tiene un libro con visitas que nos encantó leer, mientras cenábamos tranquilmente.
Nuestra siguiente parada sería Fethiye. Para coger el autobús, pudimos comprar los billetes en Pamukkale mismo (había oficinas de las compañías de autobuses más importantes) pero el autobús lo cogimos en Denizli, hasta donde nos trasladaron en Dolmus. Importante que lo tengáis en cuenta para calcular vuestros trayectos de autobús desde Pamukkale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario