31 may. 2010

Fethiye



Fethiye es una pequeña ciudad costera, marcada por su puerto deportivo, sus playas y sus estupendas aguas. Cogimos un hotel por internet, que a nuestra llegada en la ciudad no encontramos, por lo que anulamos nuestra reserva y nos dirigimos a la zona de las pensiones, sobre el puerto. Allí, os recomendamos entrar a ver las habitaciones, convenir el precio y escoger el que mejor veáis. Por lo demás, podemos decir que la 4 noches que pasamos en Fethiye fueron estupendas. En primer lugar, la ciudad es muy agradable, hay turistas, pero no demasiados.
Los autóctonos se acercan al anochecer a la zona portuaria, a las terrazas y los bares. Nosotros, le cogimos mucho cariño a un bar llamado Car Cementery. Promocionaban mucho los cócteles, pero a nosotros nos parecían fuertísimos, por lo que os recomendamos que os toméis una cerveza, o uno de los estupendos batidos que preparan. Para comer, Pasa Kebab: nosotros cenamos allí todas las noches, era barato y la comida buenísima, por algo esta siempre lleno de familias turcas. Os recomendamos también alquilar una bicicleta, como hicimos nosotros, y dar un paseo por la zona de las playas, se trata de un paseo realmente bonito.
Para ir a la playa, podéis coger un dolmus en la carretera junto a las pensiones, cualquiera de las playas es un maravilla. Y por último, si sois m
adrugadores, os recomendamos ver el amanecer en Fethiye (como el de la foto), nosotros lo vimos y desde luego creemos que merece la pena el madrugón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario